Por años he oído sobre la infame “Planta de Coca-Cola en Paducah.”

Varias historias circularon por las convenciones de coleccionistas de Coca-Cola y en mis redes sociales sobre lo que podría sucederle a la planta de Kentucky, la cual había estado vacía desde 2005.

La planta, que data de 1939, y que una vez fuera considerada una joya de la corona de las plantas embotelladoras de Coca-Cola, contaba con una arquitectura sorprendente. El arquitecto afirmó que no se había tenido reparo alguno en los gastos durante el proceso de diseño y construcción, y que había tantas curvas que el edificio incluía sólo dos ángulos de 90 grados. Una vez el famoso artista William Edgerton fotografió el hermoso piso de la entrada, hecho de baldosas de terrazo y con el logo de Coca-Cola.

Una planta pionera

La planta fue construida por Luther S. Carson. Él había trabajado en Chattanooga durante algunos años en la construcción del ferrocarril inclinado, y había conocido a Benjamin F. Thomas de The Coca-Cola Bottling Company. En 1903, Luther compró una franquicia para embotellar Coca-Cola dentro de un radio de 65 millas de Paducah, Kentucky, y abrió su primera planta el 27 de marzo de 1903 con su padre y su hermano como socios.

Los siguientes 16 años fueron un período de crecimiento extraordinario para los Carsons, a medida que el negocio de embotellado de Coca-Cola crecía. Rápidamente Luther superó su planta inicial y se trasladó a unas instalaciones más grandes en 1904, el año en que él y su hermano John compraron los derechos de embotellado de Coca-Cola en Evansville, Indiana, y que John administró. En Paducah, Luther superó dos plantas más, estableciéndose eventualmente en el centro de la ciudad cerca del río Ohio. Carson siguió adquiriendo franquicias adicionales y llegó a operar 18 plantas por todo Kentucky, Missouri, Indiana e Illinois.

Después de la inundación

En enero de 1937 ocurrió una terrible inundación en la ribera del río Ohio, cuando cerca de 18 pulgadas de lluvia cayeron en el valle de Ohio. El daño ocasionado por las inundaciones se extendió desde Pittsburgh a Ohio, Kentucky e Illinois. Una de las ciudades más afectadas fue Paducah, ya que el río Ohio creció muy por encima de los niveles de inundación. En su punto más alto el 2 de febrero de 1937, el agua helada cubrió el 95 por ciento de la ciudad. Más de 27.000 personas, entre ellas Luther Carson y su familia, fueron evacuadas.

Cuando comenzaron las lluvias, Luther estaba en Washington para participar en la Reunión Anual de Embotelladores de Coca-Cola. Él corrió a casa cuando trascendió la noticia de la catástrofe que lentamente se desarrollada. Su planta estaba bajo 10 pies de agua, y una historia dice que Luther fue rescatado por una ventana en el segundo piso y estaba flotando de forma segura en un barril de jarabe vacío. La Cruz Roja había construido "muelles" temporales en el terreno seco más cercano, a 39 cuadras del río, donde los residentes que fueron rescatados de sus hogares y negocios eran llevados en barco.

Con su planta, vehículos y equipo bajo el agua y destruidos, Luther prometió reconstruir su planta en ese lugar, y lo hizo. La nueva planta, descrita anteriormente, abrió en junio de 1939, ubicada a una cuadra de la marca que había dejado la corriente alta de la inundación.

Una joya arquitectónica y un monumento comunitario

Con su hermosa fachada, rotonda iluminada por una luz neón, y amplias curvas, el edificio se convirtió inmediatamente en un monumento de la comunidad. Luther siguió construyendo el negocio, pero después de la Segunda Guerra Mundial le entregó los deberes diarios de la administración a su sobrino, Bill Carson. Cuando Luther murió en 1962, "La Planta de Coca-Cola" era famosa en la mayor parte de Kentucky Occidental. El edificio fue utilizado para el embotellado hasta que los derechos territoriales fueron vendidos de nuevo a Coca-Cola cerca de 1986. Desde entonces y hasta que la planta cerró en 2005, fue utilizada como centro de distribución.

Comencé a oír hablar del edificio después de que cerró. Había sido una parte tan importante en el barrio y se le consideraba una joya arquitectónica, por lo que muchos grupos querían salvar el edificio. También se convirtió en un hito geográfico. Cuando las personas en Paducah dan direcciones, a menudo utilizan la "Planta de Coca-Cola" como un punto de referencia. "Vaya a la Planta de Coca-Cola y gire a la derecha…”

Sin embargo, el tiempo no fue bueno con la planta. Después de estar vacía por años, y de varios intentos fallidos para arreglar el techo y vender el edificio para otros fines, estuvo abandonada, a excepción de las palomas que usaban los agujeros en el techo para infestar el edificio. Estaba a punto de ser vendida y demolida cuando Ed y Meagan Musselman ofrecieron comprarla. Ed nos describió el edificio como lo encontró la primera vez que entró en él, en 2012. "El techo estaba de verdad desarmado; la madera estaba expuesta", dijo. "Había cuatro pulgadas de agua y suciedad en la zona del almacén. Si llegabas justo después de una lluvia o un periodo húmedo, era como si una nube estuviera pasando por todo el edificio. Era como querer caminar en la niebla”.

Los Musselmans sabían claramente para qué querían la propiedad. En primer lugar, deseaban restaurar el edificio para mostrar su hermosa arquitectura y detalles. Entonces querían encontrar inquilinos que ayudaran a revitalizar su área circundante y que crearan un punto de reunión para la comunidad. Rápidamente incluyeron el edificio en el Registro Nacional de Lugares Históricos, y encontraron un contratista a quien le importaba el edificio tanto como a ellos. Después de numerosas entrevistas donde les dijeron que sería demasiado caro restaurar el edificio, Chris Black de Ray Black and Son los alentó a conservar y resellar las ventanas originales, restablecer los 9.000 pies cuadrados de mosaico de terrazo, restaurar la cúpula de neón y devolverle al edificio su gloria Art Deco de 1939.

El socio perfecto

Una vez comenzado el trabajo, la planta empezó a tomar la forma de centro comunitario que los Musselmans soñaban. Un café, un pub cervecero, un estudio de yoga, un estudio de grabación, una heladería, una compañía de diseño web y otras pequeñas empresas arrendaban un espacio. Pero seguían buscando un inquilino ancla.

Y fue ahí donde Mellow Mushroom y Coca-Cola vuelven a entrar en la historia. Mellow Mushroom y Coca-Cola tienen una alianza de larga data. Home Grown Industries (la empresa matriz de Mellow Mushroom) tiene su sede en Atlanta y fue fundada en 1974. Mellow Mushroom siempre ha sido cliente de Coca-Cola, y hemos colaborado en el diseño y decoración de varios de sus restaurantes. Su colección de artículos de colección de Coca-Cola es incomparable. Así que cuando los Musselmans se acercaron a Mellow Mushroom y les contaron sobre su edificio como sede potencial, fue una unión natural y lógica.

Haga clic en esta galería para ver el espacio de Mellow Mushroom:

Hace casi tres años me contactó el equipo de Coca-Cola para la cuenta Mellow Mushroom para ver si nuestro equipo podría ayudar a un nuevo franquiciado de Mellow. Cuando escuché que la posible ubicación era "La Planta de Coca-Cola", me sentí muy emocionado. Tenemos amplios registros sobre la planta en nuestros archivos, y guardamos toda su correspondencia comercial de 1903-1979. Es la recolección más grande de documentos de un embotellador estadounidense específico en nuestra colección.

Mi equipo visitó la planta durante un año completo antes de comenzar la construcción y se ofreció a abrir nuestros archivos a los Musselmans. Ellos pasaron varios días examinando la correspondencia y la documentación. Hicimos escaneos en alta resolución de todos los documentos, que el equipo de diseño de Mellow Mushroom luego convirtió en un fondo de pantalla que contaba la historia de Luther Carson, la planta de Coca-Cola de Paducah Kentucky y el espíritu emprendedor.

'La Planta de Coca-Cola' recupera su gloria

Cuando le pregunté a Meagan cuál era su documento favorito de nuestros archivos, respondió rápidamente. "Una nota que Luther Carson le escribió a su hermano decía algo así:" Querido hermano, estamos en bancarrota. Por favor, dile a papá que haga efectivo el bono de terreno. ¡Necesitamos esos 700 dólares ya! '"

Meagan prosiguió: "Le dije a Ed, mira esto, ¡él también estaba en bancarrota!" Vivimos con los padecimientos y las tribulaciones de ser un empresario, pero volvemos a ese documento y vemos que él también estaba luchando. Era un riesgo, y estoy segura de que había un montón de gente diciéndole: "Estás loco." Pero me dio esperanza e inspiración. "

Asistí la noche de la apertura del nuevo restaurante y me emocionó ver la visión creativa del equipo de Mellow Mushroom en su máxima expresión, y presenciar la dedicación y espíritu emprendedor de los Musselmans en la restauración de esta belleza de edificio. Me hizo creer que todo es posible. Me alegré mucho de que los murmullos que había oído sobre la demolición de la vieja planta habían quedado en el pasado.

Ha recuperado su gloria y será un lugar donde la gente en Paducah se reunirá durante los años venideros. Me pregunto si las direcciones ahora se darán así: "Vaya a Mellow Mushroom y gire a la izquierda".

Ted Ryan es Director de Comunicaciones Patrimoniales en la Compañía Coca-Cola.