Vannesa tiene 34 años, es contadora y lleva más de 7 años trabajando en tecnología.  Corre desde que estaba en el colegio y practica ciclismo desde hace 4 años.

“Cuando tenía 4 años mis padrinos me regalaron una bicicleta”, cuenta Vannesa, que vincula ese recuerdo a su iniciación en los deportes. Para ella su pasión por el atletismo, es algo que trae desde pequeña.

Más adelante, la bici representaría para ella el reto de superar la velocidad, “porque nunca me imaginé subirme a una en competencia”. Vannesa no sabe decir si le gusta más correr o el ciclismo, porque para ella son un complemento.

Con el tiempo, en el colegio y la universidad, se involucró más en los deportes. “Me entusiasma mucho estar en competencias, sacar el esfuerzo y dar la milla extra, yo no puedo quedarme en casa viendo televisión”.

Su primera maratón fue cuando tenía 14 años, en Costa Rica, en una época donde el running no era tan masivo como ahora. Con el tiempo le empezaron a llamar la atención las largas carreras y comenzó a preparase para una ultramaratón de 50k.

Su primer ultramaratón fue en el 2014, en El Salvador. Para poder participar comenzó a prepararse en el 2013. “Fue una carrera complicada”, recuerda.  

Sus días de entrenamiento comienzan a las 4 de la mañana (ya sea bici o corriendo), y regresa a las 6:30 para entrar a trabajar a las 7 a.m. Al mediodía va a nadar o al gimnasio y regresa a completar su jornada laboral.

“El deporte te da esa visión más amplia de tu agenda para aprovechar tus días al máximo”, reflexiona Vannesa al repasar su rutina exigida.

Para Vannesa el deporte es una herramienta que nos forma el carácter, “particularmente a mí me ha ayudado mucho en mi trabajo, sobre todo a la hora de tomar decisiones”, comenta.

Medalla de plata en El Salvador, cruzar todo el país en bicicleta o lograr el primer lugar en la media Maratón de los Ángeles, son algunos de sus logros.

“Siempre digo que hay que tener claro el objetivo por el que hacemos deporte, para que eso te motive a seguir y alcanzar nuestras metas”. Esto, especialmente para los días difíciles en que nos cuesta levantarnos, dice, “el objetivo nos ayuda a levantarnos e ir”.